MOTEL

Aquella noche jugamos a ser lo que no éramos. Él no fue el hombre bueno que de costumbre, yo no fui la mujer olvidada de siempre. Aquella noche no llegamos a nuestras casas, no nos arropamos junto a los que nos esperaban. Porque imaginamos que nadie nos esperaba.