Artículo

DE OJOS MIOPES Y MUSAS DISTRAÍDAS

Soy miope. Lo descubrí a los veinte años. Esperaba la llegada del autobús y el amigo que me acompañaba levantó la barbilla apuntando hacia algo lejano… —¿Qué?— pregunté. —Increíble…— mi amigo negó con la cabeza mirando hacia aquel lugar. —¿El qué? —Aquellos dos. En la ventana— señaló, esta vez, con el brazo. —¿En qué ventana?… Sigue leyendo DE OJOS MIOPES Y MUSAS DISTRAÍDAS