El Yoga y la vida

Dice mi profesora de yoga que en cada postura debemos encontrar la comodidad a través de la incomodidad, y yo supongo que, en realidad, existen muchas formas de interpretar estas palabras.
Cuando lo dice en mitad de la clase es porque alguna de nosotras está temblando del esfuerzo, echándole un pulso al propio cuerpo.


No he leído «Yoga», de Emmanuel Carrère y creo que ya va siendo hora de ponerle remedio. Por el título y por el autor, que es aún un territorio inexplorado para mí.


La palabra «namaste» significa «me inclino ante ti», hay quien dice que en realidad significa «me inclino ante lo divino en ti». Es un saludo en el que se juntan las palmas de las manos y se inclina ligeramente la cabeza hacia abajo. Se utiliza sobretodo en Nepal y en la India. Y a mí me parece una buena forma de saludar a alguien por primera vez.


Dice Carrère que «Yoga» es un autorretrato de su caída a los infiernos. Pienso que es difícil retratarse de esa forma, que lo fácil es retratarse cuando uno esta cómodo, cuando uno está en el cielo. Supongo que lo que el escritor ha intentado hacer en este libro es, precisamente, encontrar la comodidad en la incomodidad de la que habla mi profesora, encontrar la escritura en la vida.

Posted in -