Artículo

MÁS COSAS QUE ME PASAN

1.Estornudar y que siete personas de mi alrededor me digan que eso va a ser la alergia.

2.Pasar dos horas sentada junto a Enric Hernández (Director de El Periódico) y encarcelar, durante los 120 minutos, estas palabras dentro de mi boca: me encantaría tener una columnita es su diario, querido.

3.Que en un mismo día se me acumulen las alegrías: se estropee el lavavajillas; me llegue la citación para formar parte de la bendita mesa electoral; diluvie, únicamente, los diez minutos que dura el trayecto al colegio de mis hijos; descubrir que el precioso loro que lleva una semana silbando en el balcón de los vecinos no es de sus cuñados ‒que están de vacaciones‒, sino que ese chirrido relajante va a formar parte de mi vida, diez horas diarias.

4.Escribir lo del loro aun a riesgo de que un partido animalista me denuncie por no disfrutar del precioso canto del ave.

5.Llevar 35 años viviendo en Barcelona, decidir, una tarde cualquiera, ir a visitar por primera vez la casa Batlló y descubrir -frente a la puerta‒, que está en obras.

6.Apretar el botón “enviar” o “publicar” para, seguidamente, tener la sensación de que acabo de cometer una locura. Porque el escrito enviado o publicado (y que por tanto escapa a mi control) es una auténtica mierda.

7. Releer este post y comprobar que, en efecto, ninguna de estas palabras merecen la pena, pero no tengo jefa que me impida presionar el botón “publicar”.

8.Asistir a la presentación del nuevo libro de Milena Busquets y que Jorge Herralde diga que sólo los escritores con verdadero talento consideran sus textos una autentica mierda. Quedarme con la duda de cuál de los dos tiene razón.

9. Reafirmar mi amor por el color rosa. Y es que incluso al alcantarillado de mi barrio le favorece.