Artículo

PARÍS A MEDIAS

La primera vez que estuve en París comprendí el sentido de lo que Vila Matas había escrito en su París no se acaba nunca, cuando dice que le gusta París porque no tiene catedrales ni casas de Gaudí. Yo regresé de mi primer viaje de París, como casi todo el que visita la ciudad por primera vez, locamente enamorada de ella. Supongo que, sobre todo, porque París no era, precisamente, Barcelona.

Hace unos días recorrí de nuevo sus calles grises, sus ingentes manadas de turistas, volví al tintineo de sus llaveros metálicos, a las librerías del Quartier Latin, a las terrazas con cazuelas de moules de Montmartre y a las aguas turbias del Sena.

Me ilusionaba la idea de que, desde la habitación del hotel, se viese la Torre Eiffel, era romántico, chic, cool… y cuantos más adjetivos empalagosos, propios de una escapada similar, quieras. Pero la torre se veía a medias, como era, evidentemente, de esperar. Me apoyé en el quicio de la ventana y la contemplé durante un rato. Al fondo, rodeada de inmensos edificios de apartamentos y oficinas sin color, de hoteles y azoteas que la escoltaban con recelo, rodeada de un cielo apagado que no la hacía brillar, la Torre se alzaba a medias ante mí.

París no era, desde luego, el París que yo había memorado en mi primer viaje, un París inmenso. Era un París a medias,  un París que no logró encender la chispa de la primera vez. París era solo París.

Y me bastó contemplar desde mi habitación aquel gran pedazo de hierro forjado que se erguía a medias frente a mí, y me bastó sacar mi cuaderno y escribir un buen rato hasta que el cielo oscuro le dio, por fin, algo de brillo a aquel París de la segunda vez.

Por supuesto me traje un puñado de torres eiffeles tintineantes, que compré en una tienda junto al Sena, por supuesto cené una cazuela demoules y, por supuesto, paseé por el Louvre y los Champs Elysees. Pero aquel viaje tomó forma, sobre todo, en mi cuaderno de notas. Un relato que titularía París solo era París, y donde una mujer que visita París por segunda vez cree que es París el que ha cambiado.parís a media noche

3 comentarios en “PARÍS A MEDIAS”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s