Artículo

ESCRIBO POR DERECHO

Alguien a quien hace tiempo que no veo:

                —Así que escribes…

Yo arqueo las cejas y sonrío con media boca.

 

Alguien a quien hace tiempo que no veo:

                —Pero tú… ¿No estudiaste Derecho?

Yo ladeo la cabeza y me encojo de hombros ¿Qué otra cosa puedo ofrecer por respuesta?

 

Alguien a quien hace tiempo que no veo:

                —Bueno, al fin y al cabo, escribir sabemos todos y en algo hay que emplear las horas ¿No?

 

Y siento que sus palabras contienen un tono justificativo ¿Debo justificar que escribo? ¿Debo justificar que empleo horas en un arte del que no poseo título ni oficio alguno?

Y es cierto, en la Facultad de Derecho no te enseñan a escribir. El acto físico de escribir, de realizar pequeños movimientos— lápiz en mano— para entrelazar letras y dotarlas de sentido, a eso, te enseña la profesora de infancia cuando tu cuerpo apenas alcanza un metro de estatura.

Pero ¿De qué hablamos realmente cuando hablamos de escribir? Dice Stephen King en el libro Mientras escribo— libro de cabecera que forma parte de la colección de manuales sobre escritura de los que me nutro de manera autodidacta— que escribir y dormir se parecen en que aprendemos a estar físicamente quietos al mismo tiempo que animamos al cerebro a desconectar del pensamiento racional diurno, rutinario.

Y supongo que escribir se trata, precisamente, de eso. Quizá en la escritura más esencial no necesitemos papel ni lápiz, ni teclas ni pantallas, pues escribimos cuando nos alejamos de ese pensamiento racional y rutinario del que habla King. Escribir es crearse un mundo propio, dice. Y no sé si para ello necesitamos tal o cual título.

León Tolstoi, Gabriel García Márquez, Elizabeth Strout, Cristina Fernández Cubas, Flaubert y Julio Verne, entre tantos otros, estudiaron Derecho y quizá este hecho les dotó de la libertad suficiente para escoger las lecturas que los formarían como escritores; lejos de programas oficiales e itinerarios universitarios preestablecidos. Escogieron qué leer y cómo leerlo, sacar sus propias conclusiones y tratar de dilucidar las propias dudas.

Y es que, a fin de cuentas, escribir va precisamente de eso, de poseer la libertad suficiente para explicar el mundo de una manera propia. De modo que la próxima vez que Alguien a quien hace tiempo que no veo me pregunte sorprendido por la poca relación de mis estudios con la escritura que practico responderé airosa que… Escribo por Derecho.mientras escribo

 

6 comentarios en “ESCRIBO POR DERECHO”

  1. Son pensamientos y palabras muy acertadas ,pues la vida da muchas vueltas y no hay que parar si no seguir adelante y si a uno le gusta pues mejor aún

    Me gusta

  2. Me ha gustado mucho tu escrito. Creo que no tiene nada que ver lo que has estudiado con tu capacidad para escribir. Si fuera asi nadie que haya hecho ciencias podria hacerlo. Espero que pronto podamos comprar una novela tuya

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s