Artículo

El DOBLE LITERARIO… Y LA CORDURA

El otro día volví a ver la película The lady in the Van.

Todo escritor tiene un doble: está el que se dedica a escribir y está el que se dedica a vivir. Y habla, y discuten. Escribir es hablar con uno mismo y yo llevo haciéndolo toda mi vida”.

Con estas palabras, el personaje protagonista abre la película, y yo no puedo estar más de acuerdo con él. Escribir es hablar con uno mismo. Las conversaciones propias, esas donde yo pregunto, donde yo respondo; esas donde yo contradigo y donde yo afirmo y puntualizo; yo cuestiono y yo, sólo yo, tengo siempre la última palabra (hasta que surge la siguiente). En mi caso, es precisamente ahí, mientras friego los platos, recorro los pasillos del supermercado, o espero a que llegue el siguiente tren, cuando consigo crear los mejores textos, las mejores histórias, los mejores personajes. Yo contra mí.

¿Pero qué te estás diciendo, alma de cántaro? Me dice mi madre mientras preparamos el café de la sobremesa. Es una reprimenda dulce, siempre acompañada con una ligera sacudida de cabeza. Yo me encojo de hombros y dejo para más adelante la conversación, y me recuerdo que lo mejor es no exteriorizarla, pero nunca abandonarla.

Esas conversaciones nos mantienen vivos y cuerdos, porque nos escuchamos tal y como necesitamos ser escuchados, porque nos acuchillamos sin piedad si es necesario y nos regalamos aprecio si consideramos que lo merecemos. Porque sólo en esas conversaciones pasamos del yo jamás… al yo por supuesto, aunque ese proceso nos cueste una noche de insomnio.

Hablar con uno no es un acto de demencia o soledad. Es una batalla en la que ambos adversarios juegan en igualdad de condiciones, ambos desean vencer por el mismo fin, para llegar a la idea, al pensamiento, a la palabra que necesitamos. Y es que, como dijo Marguerite Yourcenas, siempre hace falta un golpe de locura para desafiar al destino.

 

 

2 comentarios en “El DOBLE LITERARIO… Y LA CORDURA”

  1. Promesa de la literatura castellana con mucho futuro. Sus historias son cercanas pero profundas a la vez.
    Sigue así para que los demás podamos disfrutar de que tenga sentido poner una palabra detràs de otra como tú lo haces.

    Le gusta a 2 personas

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s